«Quedarse en Sant Jordi se siente como en casa. La gente que trabaja son buena onda y te ayudan en lo que pueden. Algo que solo encontré aquí y al irse se extraña! «